Mis visitas a EEUU tienen un denominador común, comer guarro. Afronto los viajes pensando “cuando vuelva me pongo a dieta” con la intención de no cortarme ante desayunos como los de The Bird.

Hablemos claro, a EEUU se va a comer guarro

Hablemos con propiedad, The Bird en realidad es un “chicken sandwich shop”, por lo que puedes hacer cualquier comida a lo largo del día pero, en mi retorcida mente hipercalórica, es un lugar para desayunar.

Se puede desayunar así

Está cerca del MoMa de SF, por lo que es buena idea visitarlo antes de entrar al museo. Es un local pequeño, bien decorado y que transmite (de una manera original) ese rollo sureño con el que solemos identificar el pollo frito.

Pides en caja, como en un McDonalds, pero lo que llegará a tu mesa no tiene nada que ver. El pollo es perfecto, jugoso, bien sazonado y con un rebozado crujiente y nada grasiento. Los bocadillos están bien pensados, las cantidades, proporciones, consistencia del pan. Hablando en plata, son la hostia.

El servicio: Es un restaurante de comida rápida, pero el poco contacto es atento, amable y con ese rollo tan de San Francisco de intentar hacer tu día un poco mejor.

El precio: 4-5 dólares por un trozo de cielo en forma de pollo rebozado es sin duda un gran precio.

Valoraciones

Sabor 85%
Variedad 70%
Precio 90%
Servicio 85%
Nivel de pecado 90%

Mapa

115 New Montgomery St, San Francisco, CA 94105, EE. UU.