Es difícil encontrar a alguien que no reconozca al Santo en México. La leyenda del enmascarado de plata está a la altura de las de Villa o Zapata en un país siempre necesitado de héroes.

No es fácil ser el hijo de una figura destacada del imaginario popular mexicano. Su padre llevó el espectáculo de la Lucha Libre al cine y él, como Hijo del Santo (2 de agosto de 1963, Ciudad de México), ha sabido heredar el nombre y llevar la marca del Santo al siglo XXI.

Licenciado en comunicación por la Universidad IberoAmericana, ha sabido reinventarse como periodista, actor, empresario, activista ambiental y conferenciante. Actualmente retirado del ring por una lesión cervical, presenta el documental sobre su vida “El hombre detrás de la máscara”. Hablamos (rodeados de fans) en su tienda de la Colonia Condesa, en la Ciudad de México)

¿Cómo te enteras de que tu padre es El Santo?
Era un secreto. No podríamos decir que mi papá era el Santo. Pero yo lo descubrí un día que acompañé a mi papá a su trabajo. Él venía en la parte de atrás del auto y cuando llegamos a la Arena de Lucha Libre, de pronto, se acerca mucha gente y cuando me doy la vuelta ya no estaba mi papá, estaba El Santo. Así lo descubrí. Nadie me explicó nada, fue un impacto muy fuerte.

El Hijo del Santo en su despacho

¿Como veías, siendo un niño, que tu padre fuese El Santo?

Fue algo muy importante, si yo ya admiraba a mi padre, eso multiplicó mi admiración hacia él.

Tu padre dijo en una entrevista que te veía preparado pero que no quería que fueses luchador ¿Cómo se lo haces saber?

En primer lugar, siendo firme en mi decisión. Le dije que iba a ser luchador aunque él no quisiera. Ahora los hijos tienen más confianza con su padre, pero en ese tiempo no, cuidado con contradecir a su papá… Pero ahí tuve los pantalones de contradecirle y enfrentarlo. Te guste o no te guste papá, con todo el respeto. Creo que eso le gustó. Cuando él vio mi decisión se dio cuenta de que iba en serio. Su respuesta fue que primero terminase mi carrera y luego ya veríamos. La terminé y me dio la alternativa.

La lucha libre se ha prostituido por culpa de la televisión

Debutas en el 82, son más de 30 años en este deporte, ¿Cómo ha cambiado la Lucha Libre?

Se ha comercializado más. Desde mi punto de vista se ha prostituido. La TV es un arma de doble filo, te hace popular, pero a veces, con tal de tener rating presenta cosas absurdas que denigran a la Lucha Libre. Yo siempre he intentado conservar la verdadera esencia de la lucha libre, la de mi padre, ofrecer un producto de calidad.

¿Cómo es el día a día de un luchador de tú nivel?

Varía mucho. Si es un día de trabajo como hoy, toca hacer muchas entrevistas. Pero siempre hay gimnasio para cuidar el cuerpo. Regularmente dos horas al día.

¿Por qué es tan popular la lucha libre en México?

Precisamente por eso, porque al principio la Lucha era accesible, popular. La gente con poquito dinero podía comprar sus boletos y pasar un buen rato. Ese público siempre fue muy fiel. Hoy es más caro entrar a una arena de Lucha Libre. Es un deporte espectáculo que se ha hecho popular porque la gente se divierte, sale contenta y por encima de todo es una catarsis. La gente se desahoga, grita, dice majaderías y mienta madres. Creo que eso es algo muy sano en un país como México.

¿Cómo se compatibilizan la Lucha Libre y su anonimato con la familia?

Tienes que enseñar a los tuyos a que te cuiden. No tan tajante como me pasó a mi con mi padre, que era un secreto sin vuelta. Por ejemplo, con mis hijos, yo he tratado que sea diferente, les he dado permiso que lo compartan con algún amigo si ellos quieren. Es motivo de orgullo, no es nada malo. Se trata de que se conviertan en tus cómplices. Llega un punto en que ellos mismos te cuidan y te dicen -No vengas a recogerme a tal fiesta, que ya dos amigos saben quien eres y no vayan a decir algo-.

No ha sido fácil para mi dejarme guiar por mi esposa, a veces como hombre dices -¿Cómo me va a dar un consejo esta mujer?- Pero a veces las mujeres son más inteligentes

El Hijo del Santo

En “El hombre detrás de la máscara” tu mujer es guionista y productora ¿Cómo nace la idea? ¿Cómo ha sido trabajar juntos?

Conocí a Gabriela como productora de cine, me produjo una película, “Santo la leyenda del enmascarado de Plata” y fue una película que me gustó mucho. A raíz de ahí empiezo una relación con ella, nos enamoramos, tenemos dos hijos… y de pronto mi representante muere y me quedo sólo al frente de mi carrera. Ahí es cuando ella me empieza a ayudar y se convierte en mi manager.
Creo que nuestro éxito se debe a que hemos sabido separar el trabajo de la vida en común. En casa no se habla de trabajo.
No ha sido fácil para mi dejarme guiar, a veces como hombre dices -¿Cómo me va a dar un consejo esta mujer?- Pero a veces las mujeres son más inteligentes, tienen otra visión. Me he dejado guiar hasta el punto de que todo esto es idea de ella, la tienda, registrar El Santo como marca, el hecho de dar conferencias, de hacer programas de TV, de radio… todo eso es iniciativa de ella. Me he dado cuenta de que sí me ha ayudado a crecer como personaje.

Luchador, empresario, actor, activista ambiental… ¿Cual es tu hobby?

Me gusta estar en casa, disfruto el hogar con mi hijos, mi mujer… Pero cuando no están ellos, mi hobby es pintar, escribir, leer. A nivel profesional me apasiona dar conferencias, hablar a la gente sobre la motivación para que crea en sus sueños, que se den cuenta de que la Lucha Libre es como la vida. A veces estás en el suelo, a veces un enemigo te tiene con el pie en el cuello … y te tienes que levantar. Y la vida es igual, te tienes que levantar sea por lo que sea, la muerte de un ser querido, el trabajo… Me gusta transmitir eso a la gente.

tenía mucha ilusión por ver el Mediterráneo, por culpa de Joan Manuel Serrat. Es mi ídolo, cuando vino a México lo fui a ver al camerino enmascarado

¿Has visitado España?

Si, hace dos años. Me encanta España y la visito siempre que puedo.

¿Qué es lo primero que te viene a la mente al pensar en España?

La Gran Via de Madrid. Se me hace una avenida muy interesante, con mucho movimiento. Pero en realidad, pienso en el Mediterráneo. Visité Barcelona porque tenía mucha ilusión por ver el Mediterráneo, por culpa de Joan Manuel Serrat. Es mi ídolo, cuando vino a México lo fui a ver al camerino enmascarado. Para mi abrazar a Serrat fue muy importante, porque sus canciones marcaron mi niñez, sobre todo Vagabundear, Si la muerte pisa mi huerto, Tio Alberto… Lo adoro y me cae muy bien.

¿Cuál es para ti el español más conocido?

Hernán Cortés. Es un español que vino a cambiarnos la vida a los mexicanos. Quién sabe qué habría pasado si no llega a venir.

¿Cómo se ve la monarquía desde una república?

Me parece interesante. Se me hace bello el cuento, porque lo ves como un cuento, el rey, la reina, el príncipe… Me gustaría que se vistieran como antes todo el tiempo. Digo, ya que están, que estén. Inglaterra aún lo conserva un poco y me gusta.

¿Por qué está España en crisis?

Cuando fui a Madrid la última vez, un taxista me comentó que el problema es la construcción. Creo que es la secuela de todo aquello, de la gente que llegó, de lo mucho que se construyó… Pero también me da gusto que muchos amigos mexicanos hayan tenido la oportunidad de ser exitosos, uno de ellos es el famoso Greñas, ex luchador y amigo mío, es propietario de los restaurantes “La panza es primero”. Sabina fue su primer apoyo económico y les va muy bien. Es un mexicano que logró triunfar allá. En el deporte, por ejemplo Hugo Sánchez, que llegó criticado y mira lo que logró. A mi me encantaría ser también una figura importante en España, que me invitaran a un programa de radio, televisión… me encantaría. Amo España. Tengo mucha fe en dios, soy un soñador y me encantaría trabajar en España.

Recomiéndanos una película y un libro

Me fascina “El Fantasma de la Ópera”, me identifico mucho con el personaje y me encanta su música. Me gusta la película, pero me encanta la obra de teatro, puedo verla una vez a la semana.
Hay un libro que disfruté mucho que se llama “Azteca”, un libro que narra la historia de los aztecas pero envuelto en una novela de Gary Jennings.

Twitter: @ElHijodelSanto

Entrevista realizada el 12 de noviembre de 2013